La Pared Intermedia De Separación

Efesios 2:12-16

En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,

aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,

y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. Ephesians 2:12-16

INTRODUCCION:

El hombre, fue creado en un estado de relación perfecta con su creador. Este primer hombre, experimento los beneficios de vivir una vida en cercanía con su hacedor. Este hombre, cumplía con la intención y voluntad soberana de Dios, la cual era establecer para si una familia sobre la tierra, que revelara su naturaleza y cuya marca distintiva seria su fe. Esa familia que Dios quería, fue establecida “en el representante”, el cual es Cristo.

– ” Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo Gal.3:16

Pero las escrituras nos enseñan, que un suceso en la historia de la creación, creó separación entre Dios, y los hombres. El apóstol Pablo lo describe en Romanos como la causa que destituye al hombre de aquel lugar de comunión y relación perfecta, con su misma gloria (por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios- Romanos 3:23). En otras palabras, el pecado fue la causa de separación, entre el creador y lo creado, y por consiguiente,entre los mismos hombres.

Para tratar con la causa del pecado, Dios provee un medio temporal (LA LEY), y elige un pueblo como representante de la misma (Israel), el cual no sólo será responsable de guardarla, sino de también de comunicarla a las demás naciones, hasta que Cristo, fuera revelado al mundo como la sabiduría, y la justicia De Dios, que habría de salvar a todos los pueblos de la tierra. Israel no entendió los planes del Dios creador y envanecidos en el regalo de su ley, tornaron el conocimiento recibido, (su ley), en un obstáculo que los fue alejando más y más de su Creador, y que los alejo de cumplir el propósito divino de alcanzar el resto de las naciones. Esta ley para ellos, solo fue la composición de una religion, basadas en ritos, fiestas y sacrificios, que no producen un verdadero arrepentimiento en los hombres.

Lo que estaba destinado a llevarles hacia un cumplimiento, de lo que seria su futuro, “la plenitud de una madurez espiritual en Cristo” y de una familia espiritual en la fe, ahora sólo establece paredes divisorias, de falsa adoración, prejuicios sociales, y una religión compuesta de obra muertas, que aísla a los gentiles de la comunión y de los beneficios que Dios le otorga aquellos que le buscan con corazón sinceró.

El apóstol en este capítulo nos hace un recuento histórico de cuál era la condición de los gentiles, antes del hecho de la Cruz de Cristo. El apóstol presenta este argumento histórico al utilizar las siguientes cinco distintas declaraciones.

1. Estábamos “sin Cristo” (Eph.2:12).

Esto significa que nosotros como gentiles no conocíamos ni esperábamos al Mesías. Como gentiles, no teníamos la esperanza de un Salvador que vendría al mundo, no teníamos //conexión// con Cristo antes de la cruz. “Éramos extranjeros”.

Esto significa que nosotros como gentiles, no éramos ciudadanos del pueblo de Dios, miembros de la familia del pacto. Lo cual llevo a pensar a los judios que ellos eran la nación exclusiva que estaba siendo edificada por Dios para sí mismo. Mientras que los gentiles, //vivíamos sin propósito y sin destino divino//.

Mas su cruz “nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN MADERO), a fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe. Gal.3:13-14).

nota: (Esa promesa consiste en la restauración del eterno propósito de Dios en nosotros, y el establecimiento de una identidad espiritual)

2. Estábamos “apartados de la ciudadanía de Israel”.

Eramos gente sin beneficios de pertenencia, sin derechos legales de herencia, lejos de una paternidad espiritual. Mientras tanto Israel gozaba del beneficio de la bendición y protección de tener a Dios como rey y Señor sobre toda la tierra.

Por medio de Cristo y su cruz, ahora tenemos ciudadania “ Porque nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo, Phil.3:20 ( Cristo nos hizo partícipes del reino de Dios dándonos nuestras estatus legal de ciudadanos).

3. Los gentiles eran: “ajenos a los pactos de la promesa”.

Esto significa que nosotros como gentiles no éramos el pueblo del pacto de Dios. Solo los judíos tenían una relación de pacto con Dios. Por lo tanto éramos incapaces de participar de lo que el le prometio a su pueblo porque no teníamos conocimiento de sus promesas (la promesa de un sacerdocio, la bendición de un pueblo, una nación santa, el establecimiento de un reino y sobre todo un rey ( un gobernante justo que trajera al mundo justicia por medio de su gobierno.

– Pero El nos ha prometido por su cruz, a los que por fe acudimos a Cristo lo siguiente:

– “ Pero ahora El ha obtenido un ministerio tanto mejor, por cuanto es también el mediador de un mejor pacto ( términos, acuerdos), establecido sobre mejores promesas. (He.8:6)

//tenemos mayores bendiciones en el hijo//

Los que antes no tenían conocimiento, ahora poseen el conocimiento del que hablo Habacuc “porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren la mar. Hab.2:14

//Tenemos el conocimiento del hijo mismo, la gloria de Dios revelada//

4. Estábamos “sin esperanza”.

Esto significa que como gentiles vivíamos con todos los temores y ansiedades de la vida, y esperando constantemente la muerte. No teníamos esperanza de una vida más allá de este mundo, más allá de la historia humana.

– “ Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), (Eph 2:4-5) “ Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia. (Eph.2:1-2).

5. Estábamos “sin Dios en el mundo”.

Esto significa que nosotros como gentiles estábamos solos en el mundo. No teníamos fuente de fortaleza o esperanza más allá de lo que nosotros mismos pudiéramos lograr o que alguien como nosotros pudiera proveer. No había nada lo cual pudiéramos mirar más allá de nosotros mismos. Teníamos “muchos dioses y muchos señores” (1Co. 8:5), pero estábamos separados del único Dios verdadero y viviente.

Pero el verso (Eph.2:13) dice que Cristo nos trae cerca de Dios. Hubo un tiempo cuando los hombres estaban divididos y separados de Dios y de los otros hombres, Ro.3:23. Pero ahora Cristo, ha venido a traer a todo hombre a Dios a traves del regalo de su gracia salvadora. Y nos dice que esto fue alcanzado solo por medio de “la sangre de Cristo.

Es por la sangre de Cristo que los hombres son traídos cerca de Dios y constituidos en una sola familia en Cristo. Por esto el apóstol declara: Gal.3:28 -” Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús.

Fue la sangre de Jesus: // Solo la sangre carga la genética, que nos identifica en el nuevo hombre creado en Cristo,

– “ y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad. (Eph.4:24). Este es el argumento planteado por Pablo: su sangre fue la clave de nuestro exito.

El texto continua con una poderosa declaración: Cristo trae paz al derrumbar todas las barreras (Eph 2:14) “Porque él es nuestra paz” por causa de lo que el efectuó a traves de su cruz. Pablo presenta la figura del templo, y del orden sacrificial de Israel, para plasmar verdades eternas en el corazón de sus oyentes. El orden de los sacrificios de animales, había sido instituido y ordenados por Dios mismo, para que su pueblo pudiera experimentar el perdón por sus pecados hasta que llegara el cumplimiento de los tiempos, con el fin de entrar en un estado de paz con su creador.

Aquellos animales servían como sustitutos or el pecado del hombre —esto es, el animal moría en lugar del pecador, y eso fue lo que Cristo hizo al tomar el lugar de aquel cordero. Juan el bautista lo describe como: “ el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo Jn.1:29 . dicho en otras palabras, aquí esta aquel que es nuestra paz, y que nos hará estar a cuentas con nuestro Dios.

Ro.5:1-2) “justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada (la pared fue removida) por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Los sacrificios de animales cesaron con Jesucristo. Jesucristo fue el último sacrificio sustituto y ahora es el único mediador entre Dios y los hombres (1 Tim. 2:5)- “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.

Pablo dice de Él que fue quien derribo la pared ” la pared intermedia de separación”

Quiero afirmar una verdad espiritual de gran relevancia – // Donde el hombre establece parámetros para la adoración, solo existe una religión muerta//

nota: cuenta la historia que el templo estaba rodeado de una serie de cortes o atrios. Cada corte tenía una pared alta que la separaba de la corte anterior. Estaba la Corte de las Mujeres. Una mujer judía estaba limitada a esta corte, a menos que fuera a hacer un sacrificio. cerca de ese atrio fue que Jesus se encontraba cuando encomio aquella viuda por su corazón generoso (Luke 21:1-4)

La próxima corte era la Corte de los Israelitas, al que podían entrar los hombres que estuvieran limpios ceremonialmente. Aquí es donde toda la congregación se reunía durante los días de fiesta importantes y donde se les daban los sacrificios a los sacerdotes desde este atrio.

La Corte de los Sacerdotes venía después. Esta corte o atrio estaba en el propio del templo. Esta área era considerada sagrada y era accesible solo a los servicios de los sacerdotes.

Finalmente, en el corazón mismo del templo el Lugar Santísimo, donde había de morar la presencia de Dios. Solo el Sumo Sacerdote podía entrar al Lugar Santo y una vez al año, durante la gran Fiesta de la Pascua. División tras división separaba a la gente de la presencia de Dios.

Había tablillas colgadas alrededor de la pared del atrio de los Gentiles que anunciaban que En la parte superior había grandes piedras que llevaban una advertencia en griego y en latín. La inscripción en griego decía: “A ningún extranjero se le permite estar dentro de la balaustrada (serie de columnas colocadas entre baranda ) y del terraplén (terrreno) en torno al santuario. Al que se le encuentre será personalmente responsable de su propia muerte”.

El punto es que Cristo ha derrumbado todas las barreras y divisiones que separan al hombre de Dios. Todos los hombres ahora pueden dirigirse a Dios equitativamente mediante la muerte de Jesucristo. Los hombres construyen toda clase de barreras y prejuicios contra otros hombres. La sociedad está plagada de barreras y prejuicios sociales que sirvieron de enemistad y separación no solo contra Dios sino entre ellos mismos.

Pero Cristo ha destruido todas las barreras y prejuicios. Él las ha derrumbado todas con la sangre de su cruz. Todos los hombres ahora se dirigen a Dios y tienen libre acceso y son contados como justos sobre la misma base: someter sus vidas al Hijo de Dios, el Señor Jesucristo.

//La Cruz Fue la solución al conflicto que apremiaba a la humanidad//

– removió el peso de la condenación del pecado

– estableció nuestra paz reconciliándonos con Dios

– restauro la intension original de Dios – crear una familia en la fe (la iglesia)

Eph 2:15-16 “aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo (Judíos & Gentiles), matando en ella las enemistades.

el velo fue removido ahora tenemos libre entrada Ro 5:2 “por medio de quien también hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Eph 2:18

porque por medio de El los unos y los otros tenemos nuestra entrada al Padre en un mismo Espíritu.

He. 4:16

Por tanto, acerquémonos con confianza al trono de la gracia para que recibamos misericordia, y hallemos gracia para la ayuda oportuna.

He. 10:19-23

Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

La pared de separation fue derribada por medio de su sangre en la cruz. La cruz de Cristo es el acceso libre a su presencia.

bendiciones

Join the Discussion

Your email address will not be published. Required fields are marked *

arrow